CÓMO CONSTRUIR UNA CABAÑA DE MADERA


CONTACTO + IDEAS + PROPUESTAS
autoconstruccionmadera@gmail.com

jueves, 11 de abril de 2013

Rellenos Ecológicos






Como ya hemos comentado en otras ocasiones, para la regulación térmica y acústica de nuestra cabaña tenemos las siguientes opciones:


-          Que el elemento constructivo de madera soporte las cargas térmicas (estructuras de troncos, paneles prefabricados con tratamiento térmico con derivados de la madera, tubos de cartón), resolviendo cerramiento y estructura con un solo elemento.



-          Por otra parte, ya comentamos en el post de Adobes y Tierras la posibilidad de combinar la estructura ligera de madera con un relleno de barro, que proporcionaría, entre otras cosas, el aislamiento térmico y acústico deseado. Existen otros materiales amigos del medioambiente, sin aditivos perjudiciales para la salud y con capacidad de aislamiento térmico y acústico:



1.       PANELES A BASE DE DERIVADOS DE LA MADERA: tableros de madera antigua reciclada, tableros de OSB (Tablero de Virutas Orientadas), tableros de fibra de madera. Fáciles de colocar, reciclables y, como productos derivados de la madera, proporcionan un excelente aislamiento térmico y acústico, con alta capacidad térmica, muy buena estabilidad de la difusión de vapor y regulación del ambiente. 

El caso del comercializado como Gutex (aislamiento de fibras de madera) se crea a partir de deshechos producidos en el proceso de fabricación de la madera, que se trituran hasta que queda únicamente la fibra (proceso desfibrador). Esto se mezcla con agua y, en ocasiones, con parafina y látex, hasta crear una masa, a partir de la cual se crean los tableros. 






2.       OTROS MATERIALES VEGETALES: balas de paja (véase el post Balas de Paja), gradua, lana de cáñamo, fibras de cáñamo y lino. El cáñamo no contiene albúmina, por lo que carece de riesgo de ser atacado por parásitos, es transpirable, 100% reciclable y un buen regulador natural de la humedad. El aislamiento de fibras de  cáñamo se comercializa en paneles flexibles o rollos, que se pueden colocar grapados a un armazón de madera.








3.       CORCHO: 100% natural y renovable, almacenador de CO2 y considerado el aislante más inalterable. Además, más del 80% del corcho mundial se produce en alcornocales de la Península. El aglomerado expandido puro de corcho consiste en planchas de corcho aglomerado sirviéndose de la propia resina (suberina) que segrega el material al aplicarle calor. Debido a la particular estructura y composición de sus células, cuyo interior se llena de un gas similar al aire que constituye casi el 90% el material, el corcho posee excelentes propiedades:



-          Coeficiente de conductividad térmica: entre 0,04 y 0,03 kcal/hmºC;

-          Gran inercia térmica.

-          Insuperable comportamiento acústico

-          Inerte e impermeable (gracias a la suberina), resistente a los agentes químicos, de gran durabilidad, no es atacado por insectos

-          Transpirable

-          Resistencia al fuego (clase E), no desprende gases tóxicos en la combustión

-          Reciclable, reutilizable y biodegradable







4.       PANELES DE PAPEL RECICLADO





5.       AISLANTE DE CELULOSA: papel de periódico reciclado y molido. Este aislante, que en Centroeuropa lleva aplicándose desde hace 25 años y en EEUU desde hace un siglo, está compuesto por un 90% de papel de periódico reciclado molido, preseleccionado, deshilachado y mezclado con sales bóricas de origen natural y ecológico, con propiedades ignífugas, insecticidas y anti-fúngicas. Su aplicación es muy sencilla, con máquinas especiales mediante insuflado o proyectado en húmedo en cavidades, fachadas, buhardillas, cubiertas o falsos techos o tabiquería seca. Algunas de sus ventajas son:

- Fuerte acondicionamiento y aslamiento térmico y acústico y, por tanto, gran ahorro energético.
- Económio.
- Ecológico, no contaminante.
- Facilidad de aplicación.
- No se degrada.
- Como la madera, equilibra puntas de temperaturas a la vez que tiene una gran inercia térmica, comportándose de forma anti-cíclica durante 12 horas y manteniendo así el frescor matutino en verano durante las tardes.
- Densidad: 30-60kg/m3
- Coeficiente de conductividad térmica: 0.039 W/m·K







6.       LA LANA DE OVEJA: tiene propiedades aislantes, es una excelente reguladora de la humedad y muy ligera. Existen productos a base de lana de oveja y poliéster (de mayor resistencia) y con un tratamiento que le proporciona propiedades ignífugas, anti-ácaros y fungicidas. Además, se trata de un aislante práctico y flexible.







7.       TIERRAS Y ARCILLAS: tapial, adobe, bloque de tierra comprimido (BTC), quincha, cob (véase el post de Adobes y Tierras). Dentro de este grupo, las bolas de arcilla expandida se obtienen sometiendo a un tipo de arcilla a temperaturas de 800° C y a un proceso de triturado, aglomerado, secado y cocción. Este material se puede utilizar para aislamiento de cubiertas, hormigones aislantes, morteros refractarios, rellenos de cámaras,… Es un aislante térmico y acústico, resistente a los agentes químicos y cambios de temperatura, incombustible e ignífugo.





8.       MORTEROS: aislantes a base de cal y áridos aislantes (corcho, arena de sílice expandida,…)






9.       MATERIALES REUTILIZADOS: botellas de plástico pet (polietileno tereftalato) o de vidrio, latas, papeles, cartones, pallets.








CONCLUSIÓN:



-          Existen muchas posibilidades en el mercado y, en general, cualquier material que surja de la idea de un bajo impacto ambiental y económico podría servirnos.

-          Los aislantes ecológicos dejan que las viviendas transpiren, evitando condensaciones.

-          Proporcionan un gran aislamiento acústico, sobre todo los de mayores densidades.

-          Tienen una excelente capacidad térmica específica.

-          No son tóxicos.

-          Son reciclables, biodegradables y consumen muy poca energía en su fabricación. Algunos almacenan CO2 en su estructura.

-          Son reguladores de la humedad.

-          Presentan una alta durabilidad.




FUENTES:








1 comentario:

¿qué opinas?