CÓMO CONSTRUIR UNA CABAÑA DE MADERA


CONTACTO + IDEAS + PROPUESTAS
autoconstruccionmadera@gmail.com

lunes, 28 de enero de 2013

El Clima

 




Creemos en la ARQUITECTURA BIOCLIMÁTICA: aquella que elimina la dependencia energética consumista y aprovecha al máximo la energía libre que ofrece el clima de su entorno.
La reducción de la dependencia de los oligopolios energéticos se consigue mediante dos actuaciones: la conservación energética dentro del edificio y la captación de energía gratuita.
Para conseguir que nuestra cabaña sea un lugar lo más caliente y confortable posible en invierno y para que se mantenga fresquito y bien ventilado en verano vamos a valorar unas cuantas ideas sobre el clima y sus efectos sobre la arquitectura en los siguientes 10 puntos:


1. CONOCER EL CLIMA DE LA REGIÓN
Nuestra cabaña se va a construir en una zona con clima continental templado del sur de Europa. En concreto, la zona interior de España. Éste se caracteriza por inviernos largos y fríos y veranos muy cálidos. Es decir, variaciones en las distintas estaciones que exigen que las características de nuestra cabaña se adapten a ellas.


 2. EVITAR LA ORIENTACIÓN OESTE
 El sol sale por el este y se pone por el oeste, por tanto la orientación este tendrá luz de mañana y la orientación oeste luz de tarde. El este y oeste son orientaciones desfavorables ya que dan mucho calor en verano y bajísimo calor en invierno.



3. ORIENTARSE AL SUR
La máxima captación solar se obtiene orientando los huecos acristalados al sur si estamos en el Hemisferio Norte y orientados al norte si estamos en el Hemisferio Sur. Para nosotros, en la zona interior de España, la orientación sur es la única que obtiene mayores ganancias de calor (irradiancia) en invierno que en verano. Esto es posible porque en verano el sol llega con mayor ángulo de inclinación a las superficies verticales (llega más picado), mientras que en invierno el sol llega más tumbado.




4. USAR ELEMENTOS DE SOMBRA
 Los dispositivos móviles en los huecos (toldos graduables en la parte exterior de las ventanas, persianas exteriores, contraventanas de madera no acristaladas, pantallas correderas, lamas verticales...) dan sombra y protegen del calor en verano y del intenso resplandor diurno y permiten la entrada de luz en invierno.



5. JUGAR CON LOS ÁRBOLES 
 Los árboles de hoja caduca delante de la fachada principal permiten reducir la radiación solar en verano y dejan el paso libre en invierno al caer las hojas.



6. EL NORTE ES MUY FRÍO
Hay que evitar los huecos en la orientación norte, que es la más desfavorable, para evitar pérdidas de calor. Las ventanas orientadas al norte son buenas para estudios, talleres de arte o cualquier actividad que necesita que la luz sea constante.  Exceptuando esos casos las ventanas al norte han de ser mínimas.



7. EXPULSAR EL AIRE MÁS CALIENTE EN VERANO
El aire caliente interior de un espacio cerrado tiende a subir porque es menos denso, por convección natural, mientras que el aire frío se encuentra en el suelo. Esto es importante para ventilar y expulsar el calor en verano abriendo huecos en las partes altas de la cabaña.



8. LOS VOLADIZOS SON MUY BUENOS
 Los voladizos o pantallas horizontales que salen de la fachada sobre las ventanas del sur, este y oeste, reducen la incidencia de los rayos solares en verano porque llegan más inclinados y no afectan a la entrada de los rayos solares durante el invierno porque éstos llegan más tumbados.


9. CAPTAR MÁS CALOR CON INVERNADEROS
 Los sistemas pasivos de captación solar son los que acumulan el calor que llega a la superficie de la cabaña. Nosotros proponemos el invernadero adosado y muro trombe. La idea básica es atrapar la energía de la captación solar para calentar una masa de aire que se comunique con el aire interior de la vivienda y aumente el calor de la cabaña. Ampliaremos estas herramientas en futuros post.



10. USAR VENTILACIÓN CRUZADA
 El movimiento del aire está relacionado con la temperatura y la humedad. Las temperaturas elevadas pueden compensarse hasta cierto punto con el movimiento del aire. La ventilación cruzada consiste en colocar huecos en fachadas con orientaciones opuestas para que se creen corrientes de aire que ventilen la casa. Cumplen dos funciones: reducen la temperatura del aire interior al producir intercambios con el aire exterior más frío y mejoran la calidad del aire interior que se renueva con el del exterior.

Estos diez puntos básicos son orientativos, esperamos que os hayan ayudado y seguro que seguimos desarrollándolos a lo largo de estos meses.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué opinas?